Unas semanas antes de mi viaje, y después de hablar con diferentes personas que me animaron a hacerlo, decidí hacer una campaña de captación de fondos para poder aportar algo de ayuda a Nepal durante las semanas que pasaría allí… y la verdad es que ¡fue todo un éxito! Pues en poco mas de mes y medio, pude recoger 6.882,00 € de familiares, amigos o incluso desconocidos que se animaron a acompañarme económicamente en este viaje. Lo que había empezado como un pequeño acto simbólico a mi alrededor, se convirtió rápidamente en toda una marea de amabilidad que avanzaba sin freno, y lo más importante, una lección para mi. Algunas donaciones fueron de 10, 30, 50, 500 e incluso 1.000€, pero para mi, lo importante no era la cantidad de dinero, sino la cantidad de mensajes o llamadas que recibí.

“Josep antes de que te marches, tenemos que vernos” eran las palabras que se repetían a menudo.

Los primeros días desde de mi llegada a Kathmandu fueron duros. No solamente por la realidad que me encontré en sus calles, tan diferente del mundo del que venía yo, sino por la confianza y responsabilidad que muchas personas depositaron en mi con sus donaciones. Quería hacerlo de la mejor forma posible, pero pronto me di cuenta de que no sería fácil encontrar buenas iniciativas donde poder aportar el granito de arena.

Desde que aterricé en Nepal, tenía la impresión de que muchos a mi alrededor me veían como dinero fácil. Rápidamente, y después de entrevistarme con algunas personas que llevan años viviendo en el país, pude conocer algunas de las “historias” que abundan por las calles de Kathmandu con el objetivo de sacar el dinero fácil de los occidentales. Aunque no es fácil, debes desaprender y aprender constantemente lo que significa la palabra “ayudar”.

Así se repartieron las ayudas

Heartbeat (1.000,00 €): esta es una fundación que trabaja para cubrir las necesidades básicas de los niños de la calle de Kathmandú principalmente, pero también de otros niños que habitan en zonas rurales, y que tienen muy pocos recursos. Además se utilizaron 15,22 € para la compra de galletas que fueron repartidas durante la salida que hicimos con Juju y Sven, para ofrecer desayuno a algunos de los niños de la calle y conocer en primera persona algunas de sus historias. Más información: www.heart-beat.org

Heartbeat Kathmandu

Flowers from Nepal – DWC (507,00 €): centro que ofrece asistencia y alojamiento a niñas y niños con discapacidad intelectual. En este caso el dinero irá destinado a cubrir el sueldo de un médico y un fisioterapeuta, así como para adquirir otros bienes de primera necesidad. Más información: www.flowersfromnepal.com

Hugging Nepal (1.000,00 €): esta organización realiza diferentes actividades en Nepal de la mano de María y Álvaro, dos españoles que llevan varios meses en el país acompañados de muchos otros voluntarios y amigos. En este caso el dinero irá destinado a la construcción de la escuela Shree Bhumedevi en Mahakali Gahare, Nuwakot, donde el terremoto dejó sin escuela a los niños y niñas que habitan allí. El proyecto se lleva a cabo en colaboración con No te olvides de Nepal, Recoop Nepal y la firma de arquitectos Abari. Más información: Hugging Nepal [Memoria del proyecto en PDF]

Living Nepal (1.000,00 €): Sara y Pol vivieron el desastre de Langtang en primera persona, y decidieron volver a Nepal para participar en su reconstrucción. Actualmente su labor se dirige a la zona de Rasuwa, para la mejora de diferentes infraestructuras básicas que utilizan los habitantes de la zona, que sufren grandes problemas de suministro por su localización. Más información: www.livingnepal.org

Ngima D.Sherpa (500,00 €): Conocí a Ngima a través de Sven, otro cooperante alemán con el que coincidí varios días en Nepal. Sven pasó unos días en Khari Khola, SoluKhumbu, donde pudo conocer in situ la labor de reconstrucción de casas y un puesto médico que Ngima, un guía procedente de la zona, está haciendo para la comunidad. Además, aportamos 2 Kg. medicamentos donados por la farmacia Francisco Muñoz Roig de Santa Maria de Martorelles.

Nima Tamang (1.000,00 €): En este caso la ayuda fue directa a Nima, nuestro acompañante en la zona de Langtang y que resumo en esta entrada, quien perdió a su mujer y su casa en la avalancha de rocas y hielo que sepultó completamente la aldea donde habitaba. Nima no sólo nos acompañó durante los días que estuvimos aportando ropa, material escolar y medicamentos, sino que además mostró grandes dosis de amabilidad y gratitud con el resto de habitantes de la zona que pudimos conocer. Para él y para Babu, otro habitante de la zona, compramos una chaquetas de calidad para el invierno (121,43 €). Llegar a Syabru Besi para subir hacia Langtang no fue fácil, el coste del transporte para el equipo desde Kathmandú y volver lo hicimos en coche privado (111,61 €).

Jay Nepal – Action Volunteers (1.000,00 €): La ayuda va destinada al pueblo de Boadgaun, en la región de Sindhupalchowk, una de las zonas más castigadas por los terremotos, donde algunos pueblos siguen sin recibir demasiada ayuda debido al mal estado de los caminos para llegar a esta zona. En esta pequeña aldea tuve mi primer contacto con el Nepal rural, lejos de Kathmandú. Estuve trabajando en la reparación de una tubería de agua potable que suministra agua a las familias que allí habitan. El dinero irá destinado a diferentes proyectos: mejorar la agricultura local (principal fuente de ingresos del pueblo), construir una biblioteca en al escuela, reparar la escuela, formación para jóvenes y mujeres, etc.
Más información: Página de Jay Nepal en Facebook

Aunque ya lo he dicho en repetidas ocasiones, ¡GRACIAS! Sin vuestras aportaciones y lecturas o mensajes de apoyo todo esto no sería posible.

NOTA INFORMATIVA: A fecha de hoy todavía estoy a la espera de que otros proyectos que pude conocer sobre el terreno compartan conmigo más información sobre las acciones, los responsables, los timings, así como los diferentes presupuestos que son necesarios para llevar a cabo dichas acciones. El saldo restante son 638,14 €

**Updated: 12 de Diciembre de 2015